Investigar infidelidades

Pensar, y no digamos ya imaginar o visualizar, que su pareja le pueda estar siendo infiel produce una gran ansiedad. La desconfianza se apodera de la relación de pareja y todo cuanto ve lo interpreta como una conducta sospechosa.

Desde nuestra experiencia como detectives privados, una gran parte de la ansiedad y del malestar que siente tiene su raíz en el “no saber”, en la incertidumbre. Tras la investigación, sea cual sea el resultado, nuestro cliente se siente siempre aliviado. Unas veces la noticias son “malas” y en otras, sorprendentemente “buenas”, ningún factor puede hacer prever con seguridad quién está siendo realmente engañado y quién ha interpretado mal los signos de su pareja.

En ocasiones, crisis personales, hábitos poco saludables, estrés en temas laborales y/u otros factores externos llevan a un distanciamiento con la pareja que se confunde con el habitual tras la irrupción de una tercera persona en una infidelidad. En otras ocasiones, acertamos de pleno en nuestras sospechas.

En cualquier caso, una investigación profesional puede sacarle de ese mar de dudas para que pueda volver a tomar el control de su vida emocional. Sólo si dispone de una información veraz y corroborada podrá tomar una decisión acertada.

Los detectives privados somos profesionales de la investigación y, sobretodo, personas y trataremos su problema con la seriedad que se merece. Ponga fin a su sufrimiento, conozca la verdad.

Infidelidad en cenas de trabajo

Las infidelidades en las cenas de Navidad Llega la navidad, ese momento del año en que directivos y trabajadores se juntan una noche en la que comparten mesa, cena, vino, copas, baile, y, en algunas ocasiones, algo más.

Lo que en el resto del año está prohibido es ahora casi obligatorio, beber, reir y tratar al prójimo sin importar cual es su cargo. Son momentos en que la seriedad y el saber estar son incluso mal vistos. No beber de más es interpretado en ocasiones como no implicarse debidamente en el trabajo y estar al margen de sus compañeros.

En un ambiente así no es de extrañar que se den situaciones propicias para una infidelidad ocasional. Alcohol, tensiones sexuales no resueltas durante el año y la oportunidad de demostrarse que “aún se es joven” se juntan en una combinación a veces explosiva.

En otras ocasiones, parejas de amantes que llevan su relación completamente a escondidas, relajan sus medidas de seguridad y comenten estupideces como desaparecer juntos o lanzarse miraditas que serán la comidilla de la empresa durante todo el año siguiente.

Todo esto lleva a que la investigación de infidelidades en estas fechas señaladas sea especialmente fructífera. Los detectives privados acostumbran a obtener mejores resultados y en menos tiempo del habitual, eso, por supuesto beneficia enormemente al bolsillo del cliente.

Infidelidad estable o esporádica

Los detectives privados, a la hora de preparar una investigación de infidelidades distinguimos entre dos tipos de relación infiel, cada una de ellas con sus características y tipo de planificación de investigación distinta:

1.- La relación paralela estable.- La llamamos así cuando el presunto infiel se sospecha que mantiene una relación sentimental paralela a la oficial. Tiene un/a amante fijo con quien mantiene encuentros de manera regular desde hace un tiempo.

Generalmente la parte contratante tiene ya unas sospechas o indicios y el trabajo del detective privado consiste en establecer una vigilancia pactada con la contratante y documentar gráficamente esos encuentros. En caso de no haber ningún indicio sobre la identidad de la tercera persona se planifica la investigación en función de los horarios de vida del investigado.

Probablemente sea una de las demandas más habituales que tenemos los detectives en España por parte de particulares.

2.- Las relaciones esporádicas.- La demanda habitual es la de seguir a la pareja en unas fechas determinadas u ocasiones especiales. Resulta frecuente la contratación del detective para averiguar lo que hace la pareja en cenas de empresa, viajes, despedidas de soltero/a o, sobretodo, cuando la parte contratante debe ausentarse de su domicilio durante varios días por viajes de placer o negocios.

Los detectives privados, tras reunirse con el cliente, estableceran un horario de seguimiento del investigado.

Así como en el primer caso es sencillo convencerse del no (si en dos semanas no hay encuentros podemos prácticamente descartar la relación paralela), en el segundo caso resulta más complicado por lo que la duración de la investigación no dependerá del detective sino de la opinión del cliente.